Desayuno: descubre cómo mejorar esta comida clave

Un buen desayuno tiene frutos secos, cereales sin azúcar, frutas frescas y algún lácteo.

El desayuno es fundamental. Tal como su nombre lo dice, “des-ayunar” significa dejar el ayuno de la noche para cargarnos con energía y nutrientes. Si para los adultos es importante, para los niños es clave: su crecimiento y ánimo durante el día dependen de un buen desayuno.Darnos tiempo y enseñarle a nuestros hijos a tomar o comer un buen desayuno es tan importante como otras rutinas de la vida. Pero durante el año escolar, muchas veces el apuro mañanero nos gana y la tentación de saltarse el desayuno o comerse algo rápido en el auto, termina ganando.

Está demostrado que los niños que desayunan todos los días, están más concentrados y con buena disposición para aprender. Mejoran el ánimo y mantienen un peso saludable. Hoy además se sabe que tomar desayuno reduce el riesgo de tener problemas cardíacos en la adultez.

Sin embargo, debemos evitar caer en la tentación de un lácteo azucarado + cereales + galletas. El exceso de azúcar es casi tan malo como no comer nada.

La fórmula de un buen desayuno

Pero como muchos niños llegan apurados a la mesa, algunos con poca hambre y otros con mucha, y no siempre sabemos qué darles, les dejo algunas sugerencias. Lo importante es ofrecer alternativas para todos:

  • Que sean rápidas de preparar.
  • Que contengan nutrientes valiosos para empezar el día.

Yogur con avena o frutos secos:

Evito los cereales azucarados todo lo que puedo. No soy amiga de las barritas procesadas, ni de esos cereales de chocolate llenos de sellos. A cambio, prefiero que coman yogur con avena natural o frutos secos. Yo misma les hago mezclas comprando almendras, nueces, chía, linaza, semillas de zapallo o cualquier otro que pille, las echo todas juntas en un frasco y dejo que saquen a gusto.

Pan integral con verduras:

Mi primera opción es el clásico pan con palta chileno. Este fruto que nosotros usamos como verdura, está lleno de nutrientes y grasas saludables. Otra alternativa es agregar tomate al estilo español: untar el pan en aceite de oliva y poner torrejas de tomates o frotar un tomate sobre la rebanada. Ahora bien, si mezclas palta molida con torrejas de tomate, es un desayuno completamente delicioso. Finalmente, un buen reemplazo de la mantequilla de leche, es la mantequilla de maní, ojalá hecha en casa.

Frutas picadas:

Siempre trato de ponerles un bowl, del que todos sacan con la mano, con berries, pedazos de plátano, manzanas, gajos de mandarina o la fruta que haya según la estación. A veces incluso agrego zanahorias baby o ramitas de brócoli. Nunca se sabe cuándo salta la liebre y les dan ganas de comer verduritas.

Huevos revueltos:

Mis niños son fanáticos y no nos demoramos nada en hacerlos. Se los sirvo en pocillos individuales a cada uno y así me aseguro de que comen proteínas de calidad todas las mañanas.

Si se comen todas las opciones, soy completamente feliz, pero normalmente me doy por satisfecha con que mezclen dos cada día. El resto lo trato de compensar con la colación.

Y a ti ¿qué otras ideas te funcionan? ¿qué te gusta darle a tus niños de desayuno para que empiecen bien el día?

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.