Guerra a la hora de levantarse

A la hora de levantarse, niño en la cama se tapa las orejas para no escuchar un despertador que está a su lado.

La hora del levantarse nunca es fácil. Además, en mi familia no somos tempraneros. Nos gusta dormir. Y aunque los niños se despiertan más temprano que nosotros, igual es más tarde de lo necesario para ir al colegio. Por eso todas las mañanas el proceso de salir de la cama y llegar a clases, es una empresa costosa.

Vivimos a pocas cuadras del colegio y eso es una ventaja para muchas situaciones. Pero nunca se agradece más como al comienzo del día. La hora de levantarse es siempre igual: despertarse, vestirse, preparar desayuno y colaciones, tomar desayuno, peinarse, lavarse los dientes y partir. Pero siempre cuesta. Y todos los días me pregunto por qué tiene que ser así.

Desde que los niños empezaron a ir al jardín, hemos intentado todo tipo de tácticas para llegar a la hora con la menor cantidad de estrés posible. Aún no logramos la fórmula. Y hemos probado de todo.

Despertarlos con el desayuno en la cama:

Puede sonar el colmo de regalonería, pero durante un tiempo fue una buena solución para que se despertaran de mejor ánimo. Claro que a poco andar, las sábanas comenzaron a estar repletas de manchas de leche con chocolate (que cuestan esta vida y la otra para sacarlas) y restos de mermelada. Además, se acostumbraron y en vez de levantarse, se quedan remoloneando en la cama sin vestirse…, pero con la guatita llena.

Hacer acuerdos previos:

Muchas charlas de psicólogas y libros recomiendan hacer compromisos familiares cuando cuesta lograr algo. Sentarnos todos, acordar que los padres seremos respetuosos y los niños obedientes. En suma, que cada uno pondrá de su parte en las horas complicadas parece algo muy obvio a plena luz del día y sin sueño de por medio. Pero a la hora de levantarse, cuando los minutos pasan y nadie obedece, cuando hay reuniones impostergables y una campana que sonará sí o sí a las 8 am, es bastante más complicado.

Prometer premios:

De los premios ya he hablado en otras publicaciones y con la rutina de la mañana lo hemos intentado muchas veces. La esperanza es que mediante un incentivo, logren levantarse temprano por al menos dos semanas. Dicen que después de eso la costumbre estará instalada. Y no habrá más peleas.

Ok. Tampoco resulta.

¿Qué ocurre en nuestra realidad a la hora de levantarse?

Actualmente el día siempre parte con besos, cosquillas y frases tiernas para despertarlos. Me muevo entre un dormitorio y otro apurándolos amablemente con la promesa de un desayuno rico. Voy a la cocina y saco todo lo necesario. Todos los días imagino que se están vistiendo felices, pronto llegarán con sonrisas y tomaremos desayuno riendo como en las películas.

Pero la realidad es otra.

Cuando la mesa está dispuesta, las colaciones listas y ya faltan menos de 10 minutos para partir, aún no se asoma nadie.

Vuelvo a las piezas y está cada uno bien calentito en su cama dormitando o mirando el techo. Y claro, la ilusión de un desayuno en familia, se va a las pailas.

Y aparece la mamá ogro. Esa que amenaza con las penas del infierno si no se visten en un minuto.

Pero ellos no sólo no obedecen de inmediato, sino que lloran y patalean. “No me gustan esos calcetines”. “¡Las pantys me molestan!”. “¡No encuentro mi polerón!”.

Después de infinitos tiras y aflojas, logro que engullan un poco de yogur y si hay suerte, un pan. Luego corremos al baño para peinar pelos enredados y lavarse los dientes. Gritos de nuevo porque no les gusta esa escobilla, no mejor la otra. “No, mejor quiero moño”. “¡No me gustan esos pinches!”

En esos momentos pienso seriamente en pelarlos al rape.

Salen todos furiosos, con las parkas a medio poner y siempre se queda alguna colación rezagada que hay que meter a la fuerza antes de cerrar la puerta.

Empezar el día a las patadas no puede ser bueno para nadie. Cada mañana, cuando finalmente parten, se cierra la puerta y el silencio inunda la casa, no puedo creer que hasta hace un minuto todo era gritos y peleas. Y entonces vuelvo a jurarme que todo cambiará al día siguiente y que levantarse en paz, será posible.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

24 comentarios en “Guerra a la hora de levantarse

  1. Hola, me siento identificada con el articulo, tengo una bebe de dos años 10 meses y sale con migo muy temprano para dejarla en su jardín, le encanta los animales (no tenemos ninguno en casa) así que para que se levante sin sus mañas, debo despertarla como un gato.. jajajajajajaja, por las mañanas soy mama gato.

  2. Creo que como papás a hijos hemos vivido la misma situación a la hora de levantarse para ir al colegio, pero con paciencia y amor, todo a puede.
    Buen artículo, me trajo recuerdos de mi infancia.

  3. eSTA ETAPA ES MUY DURA PERO ENTRETENIDA, YA QUE DE LUNES A VIERNES NOS CUESTA UN MONTON LEVANTARNOS ES UNA LUCHA NO SOLO CON MI HIJO SI NO QUE TAMBIEN CON EL PADRE DONDE RAPIDAMENTE TRATO DE ESTAR LISTA Y COMIENZO DE APOCO A DESPERTARLOS CON BESITOS, COSQUILLAS Y CUANDO ABRE LOS OJOS LE DIGO ES UN LINDO DIA HAY QUE DESPERTAR EL ME MIRA Y SE ME ESCAPA PARA JUGAR, ESE MOMENTO ES MUY ENTRETENIDO HASTA QUE VEO LA HORA. pERO EN EL FIN DE SEMANA ES AL REVÉS EL CON SU MOTRICIDAD FINA ME HACE CARIÑO EN LA CARITA ME DICE MAMÁ MAMÁ COSA DE JUGAR CON EL Y DARLE SU LECHE, ES MUY DIVERTIDO PORQUE ESTA VEZ EL ES EL QUE ME DESPIERTA CON UNA LINDA SONRISA.
    eS UNA ETAPA MUY LINDA DE NIÑEZ YA QUE DESPUÉS ES MAS COMPLEJO POR LO QUE ME HAN CONTADO.

  4. Con mi Hija de 8 años, Me ha funcionado con el “premio” pero siendo muy estricta, recordandole de noche que es lo que se espera de ella por la maÑana y no puede fallar ni un día o pierde el premio y comienza otra vez el conteo de días.
    Se tiene que cepillar El pelo antes de dormir, así en la mañana no es tan “doloroso”.
    La ropa queda elegida y en una silla en la noche.
    Anticipar sirve harto!!! En todo sentido.

  5. Si es todo un desafio, a mi hijo como es pequeño todavia le llevo su mamadera y mientras se la toma le voy cantando y vistiendolo a la vez, cuando termina le digo que es un comando (no se por que pero le gusta) y se despierta y levanta listo para ir al colegio… o a veces cuando nos quedamos dormidos le dijo hijo nos quedamos dormidos vamonos y se levanta en 1,2 por 3

  6. AY! en la mañana todo es un caos!… ami me pasa exactamente igual, a mi hija le cuesta mucho despertar, pero como dicen “a NADIE se le enseña a ser padres”, lo importante es MOTIVARSE uno mismo y con mucho amor hacer que cada DÍA sea diferente para ellos y todos los DÍAS probar una TÁCTICA nueva para lograr un buen despertar y que cada DÍA sea mas FÁCIL y que les cueste menos dejar la tan encantada cama 🙂

  7. Es un tira y afloja dia a dia, pedir por favoooor levantate
    acuestate temprano, mañana vas a estar con sueño, lo unico que resulta es poder acompañarlo un ratito y luego seguir con mis otras labores.

  8. Es un tira y afloja dia a dia, pedir por favoooor levantate
    acuestate temprano, mañana vas a estar con sueño, lo unico que resulta es poder acompañarlo un ratito y luego seguir con mis otras labores.

  9. ESTE AÑO COMENZAMOS EL COLEGIO! PERO YA A ESTA ALTURA TENEMOS LA SITUACION CONTROLADA!! NUESTRA TIERNA HAMSTER nos hace la pega!! ella despierta a nuestra hija todas las mañanas.
    Lo que nosotros no pudimos, una tierna mascota hace maravillas!!

  10. muy identificada con el artículo, todos los días es una complicación, pero con unos besos y caricias todo se soluciona… unos monitos animados para abrir los ojos y comenzamos nuestro día

  11. Que lucha mas grande cada dia..este articulo me confirma que hay muchas maneras de lograr este reto jajaja

  12. La verdad ,con mi pequeño Benjamín no tenemos problema en levantarse temprano.

    La mañana para los hijos no debe ser un caos , ellos se deben despertar de forma paulatina y tranquila para que su día no sea una pesadilla , y es ahí donde nosotros sus padres debemos sacrificar nuestro descanso para que ellos tengan un buen día, en fin nosotros ya estamos acostumbrados Al ajetreo constante y ellos no.

    Con mi esposa o en muchas ocasiones cuando estoy solo con mi hijo , yo despierto una hora antes y comienzo a jugar con el , un simple cariño en su frente , cosquillas en la espalda de forma suave y constante, hacen q su despertar no sea un trauma de gritos y alarmas estruendosas, esa es la inversión de nuestro descanso…..y ellos lo aprecian y se logra ver en su ánimo de reacción y al final se les crea un hábito….

  13. Jajajjajaa que DIVERTIDO, me imagine cada situación de la contada… Y junto con eso me decía “lo que me espera” ya que en mi familia tampoco somos mañaneros… Tengo una hija de 2 años 7 meses y otra de 8 meses, y nos despertamos todos como a las 10 am, incluso la bebe de 8 meses. Menos mal mi marido trabaja de tarde, pero ya el próximo año comenzare a trabajar yo, y mandare a mi hija al jardín, creo que me sucederá lo mismo que a ustedes por las mañanas jajjaja… Espero a mi hija no le cueste tanto, para que así su comienzo a ir al jardín sea de la mejor manera y nuestras mañanas no sean tan caóticas jajjaja

  14. es verdad que es muy complicado despertar a los niños en la mañana cuando son dormilones, con mi hija me pasa mucho, lo importante es acostarlos temprano calculando que han dormido las horas suficientes, así independiente de si quieren levantarse, uno tiene la seguridad de que es la hora de despertarlos.

    también como dice el articulo es lo mejor llegar a acuerdos con los niños!

  15. Lo más importante de todo, es no olvidar el amor para hacer las cosas, a santi también le gusta mucho dormir, y despertarlo temprano es muy difícil, pero con muchos besos y abrazos despierta siempre con una sonrisa 🙂

  16. Creo haber aplicado todas las tecnicas pero despues de varios hijos puedo concluir que depende del bioritmo de cada hijo el como afrontar el despertar

  17. seguramente cada una tiene su receta, a mi en lo personal con mi hija menor me ha resultado conversar y que tenga claridad de lo que va a pasar al otro dia, ya que al hacerla participe de lo que SUCEDERÁ en forma conjunta comienza a tomar DECISIONES y respetar acuerdos.

  18. Despierto a mis hijas con Su musica favorita, y con una cuchArada de miel ; ) aunque a veces Hay que ponerse mas creativa, Y ademas hay que Tener muchA Mucha paciencia y asi todo funciona !

  19. Lo que me espera… jajajaja mi hijo va a cumplir 3 años recien y este año empieza a ir al jardín pero anteriormente cuando trabajaba me lo cuidaba mi hermana y tambien tenía que levantarlo temprano, como era tan pequeño lo vestía dormido jajajaj se despertaba cuando lo ponía en la sillita y luego se quedaba dormido denuevo me imagino que debe ser super complicado cuando ya necesitas que se despierten para poder vestirlos.

    Ahora cuando quiero levantarlo se arranca y se esconde en la pieza de su lela si fuera por el pasaria todo el dia con pijama jajajaj

  20. Les cuento de todos mis hijos que son 5 de mi vida dos martina y darlyn van al colegio juntan se van a las 7 de l mñn por que una va en. Kinder y en quinto pasa que al.principio me costo un poco pero ahora no hay problema nos levantamos 5:45 y las despierto a las 6:10 toman desayuno y las visto para el colegio al principio costo pero ahora están acostumbradas ya. Todos los días se despiertan temprano tanto en vacaciones como los finés de semana

  21. Los niños son lo más hermoso de esta vida…tengo dos hijos y a pesar de la diferencia de esad se parecen mucho..el menor tiene 1 año lo despierto muy temprano porque debo llevarlo a sala cuna para luego ir a mi trabajo. ..y le digo hay que despertar y contesta como un grande diciendo noo..es muy alegre y divertido. .excelente artículo

  22. Hola la clave del exito se trata de acostar a los niños temprano para que puedan dormir sus horas respectivas y al otro día no tengan cansancio a mi me ha resultado con mis dos hijas de 21 y 12 años

  23. es tan difícil levantar tan temprano a los niños, ojala pudieran entrar más tarde al colegio. Lo que si creo que cuando los padres se levantan más temprano y se intenta andar con tiempo, todo fluye con más armonía. No se estresa a los niños y no se estresan los padres.