¿Cómo no bloquearte si tu hijo tiene un accidente?

foto_blog (4)

Le pasa hasta los más expertos: cuando un hijo tiene un accidente, muchos no sabemos cómo reaccionar e incluso podemos bloquearnos. Estar preparados puede ayudar a minimizar esa situación.

Aún recuerdo cuando el hijo de una amiga enfermera tuvo un accidente en la plaza: se lanzó por una pendiente con su scooter, sin casco ni protecciones, y aterrizó pocos metros después con la nariz en el suelo. El raspón sobre los labios era tan feo y lleno de tierra, que hasta su madre, una mujer avezada en el cuidado de enfermos, se desmayó ante el impacto de ver la cara de su hijo en ese estado. Por fortuna había un padre samaritano en las cercanías que pudo ayudar al niño limpiándole las heridas y calmándolo; mientras las amigas socorríamos a la madre que yacía de espaldas completamente ida.

El accidente no pasó a mayores y aparte de una pequeña cicatriz, la historia sólo quedó en el recuerdo y la anécdota. Pero me hizo pensar lo poco preparada que estaba para enfrentar el accidente de un hijo.

Como recomendación práctica te sugiero que siempre tengas en  tu  cartera un paquete de toallitas húmedas y unas pinzas. Las primeras te salvarán ante la sangre de narices, los cortes sucios o los raspones que no se ven bajo la tierra; y las segundas serán claves cuando haya espinas o astillas.

Frente a las heridas:

  • Si hay tierra, limpia la herida con agua corriendo, ojalá ni muy fría, ni caliente.
  • Si hay sangre, siempre aprieta la herida con una toallita limpia por un tiempo que puede ir entre 3 y 15 minutos. Si la sangre no se corta después de ese tiempo, es necesario ir a un servicio de urgencia.

Frente a las quemaduras:

  • Agua, agua y más agua. Si tu hijo se quemó con algo, ni siquiera le saques la ropa. Mete la parte del cuerpo quemada directamente bajo el agua fría. Por mucho rato. No le pongas cremas, ni aceites, ni clara de huevo, ni ninguna otro “secreto de naturaleza”. Una vez que el dolor se haya calmado, deberás llevarlo a un servicio de urgencia para que lo revisen.

Sangre de narices:

  • Un error muy común es echar la cabeza hacia atrás. Para detener el sangrado de la nariz lo mejor es sentarlo derecho, mirando hacia adelante, y apretar el tabique nasal con fuerza por al menos 10 minutos. Una buena idea es decirle al niño que utilice el dedo pulgar de la mano contraria al agujero por donde sale la sangre, y pedirle que apriete lo más fuerte posible. Cuando el sangrado es producto de mucho calor, también ayuda ponerle paños fríos en el cuello y la frente.

Atoramiento:

  • Si tu hijo se atraganta con algo y no puede respirar, hay que actuar rápido. Primero golpea su espalda y ve si sale. Si no, abrázalo por la espalda y con tus brazos aprieta el abdomen por delante.

Golpes sin sangre:

  • Cuando se resbalan o se golpean con algo, muchas veces sólo queda un moretón grande y dolor muscular. En estos casos lo primero que hay que hacer es poner frío. Pero muchos niños le temen al hielo casi tanto como al dolor. El secreto está en no ponerlo directamente sobre la piel, sino cubrirlo con un paño para que esté fresco, pero no congelado.

Junto con atender la herida, es importante calmar al niño. Aquí lo clave es no asustarse con las heridas, o al menos, no poner cara de espanto para no agrandar el miedo que ya sienten. En ese sentido, mi amiga enfermera desmayada ante la herida de su hijo, es un ejemplo extremo de reacción adversa.

Si tu hijo tiene menos de 5 años, lo mejor es que le hables suave, lo segurices y tapes el lugar de la herida para que no la vea todo el tiempo. Al mismo tiempo, intenta distraerlo con algún juguete o con un video de tu teléfono. Si tiene 6 años o más, puede calmarse si lo involucras en el proceso de curación. Desde sostener las toallitas, hasta ponerse el hielo solito. Cálmalo contándole alguna anécdota o golpe similar que hayas sufrido tú mismo.  

El sermón por su imprudencia, déjalo para después.

Ahora cuéntanos tú cuáles son tus técnicas frente a un accidente de tus hijos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.