Recetas veraniegas para hacer con niños

foto_blog-1 (1)

El verano es buen momento para enseñarle a nuestros niños a comer más sano y aprovechar las frutas y verduras. Si los tuyos no son muy adictos a los vegetales, aprovecha la variedad que hay en esta época para que prueben cosas nuevas.

Lograr que los niños coman frutas y verduras debería ser tarea de todos los días, pero no siempre es fácil. El verano y su variedad de sabores son una oportunidad inmejorable para intentar ampliar el repertorio que consumen el resto del año.

Preparar recetas con ellos enseñándoles a mezclar colores y sabores, puede ser un buen inicio. Siempre es más fácil querer probar aquello que nosotros mismos cocinamos.

Aquí te dejo algunas ideas:

Pasta veraniega:

Este plato es tan simple como rico. Cocina la pasta que más les guste. Yo normalmente hago corbatitas o coditos. Una vez cocida, cuélala y espera que se enfríe. Prepara pocillos con verduras picadas e invítalos a agregarles las que quieran a su plato de pasta: choclo, tomatitos cherry, puntas de espárragos, brócoli desmenuzado, champiñones crudos picados en cubitos, pepino, apio o cualquier otra que les guste. La idea es ofrecerles varias alternativas y motivarlos para que mezclen colores. Pueden aliñar con aceite de oliva, limón y sal, o quizás con un poco de mayonesa. Y listo.

Puercoespín de frutas:

Hacer figuras con las frutas es una buena manera de invitarlos a probar sabores nuevos. Prueba hacer la que ilustra este blog. Necesitas una pera alargada. Pela solo la punta. Usa la parte no pelada como cuerpo y entierra brochetas con frutas. Pueden ser uvas, arándanos, frutillas pequeñas o cubos de cualquier otra fruta.

En la punta de la pera, entierra una fruta de color contrastado para hacer la nariz. Puedes usar dos chips de chocolate para hacer los ojos.

Figuras con verduras:

¿Qué tal si convertimos la ensalada de pepinos en una cuncuna que tiene cara de tomate y antenas de ciboulette? Muchas veces el secreto para que nuestros hijos aprendan a comer verduras, está en la presentación.

Una de mis favoritas es la bicicleta “construida” con dos rodajas de tomate para las ruedas, porotitos verdes para el armazón, una tira curva de pimentón a modo de manubrio y un pepinillo dulce como sillín.

También me ha funcionado la flor que tiene redondelas de betarraga como pétalos, centro de choclitos, un palo de apio como tallo, y zanahorias baby a modo de pasto.

Rubik de frutas:

Esta idea me encantó para enseñarles a comer frutas que sólo se dan en verano: melones de distintos colores y sandía. También puedes usar mangos y duraznos. Pela la fruta y pícala en tiras grandes. Mete la fruta al freezer unos minutos hasta que se haya puesto más firme (no congelada), y corta cubos del mismo tamaño.

En un plato de color liso (para que la fruta se luzca), arma la primera capa poniéndola en 3 filas de 3 cubos. Mezcla los colores para que parezca un verdadero rubik. Luego haz la segunda capa de 9 cubos, sobre la anterior tratando de que los colores no se topen. Termina el cubo poniendo la última capa de la misma manera y sirve. Es una manera original de presentar la clásica macedonia de frutas.

Éstas son sólo algunas sugerencias, pero las posibilidades son infinitas.

Ahora cuéntanos tus propias recetas con verduras y frutas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.