Riesgos de la tecnología asociada al uso de pantallas en la infancia

nino mirando un tablet

Logo Clinica Alemana

Un problema frecuente durante esta etapa es la incontinencia urinaria, patología que es importante tratar oportunamente con kinesiterapia.

Efectos en el desarrollo normal de los niños a niveles cerebral, social y emocional, son algunos de los riegos de la exposición a las pantallas.

El uso de la tecnología en los niños es algo que preocupa a los especialistas en desarrollo infantil. Las nuevas generaciones acceden a más aparatos tecnológicos y de manera fácil. Son los llamados nativos digitales.

Al respecto la Dra. Viviana Venegas, neuropediatra del Centro del Niño de Clínica Alemana entrega algunas recomendaciones:

¿Qué  puede ocasionar del uso excesivo de los celulares hoy en día?

El uso de celulares está muy expandido y cada vez desde edades más precoces.

No es raro ver en sala de espera a lactantes menores de 2 años,  manipulando con destreza un celular, a modo de entretención personal.

¿Cómo afecta a los niños?

Desde la mirada de las neurociencias, se han descrito varios efectos en el desarrollo cerebral, particularmente en las zonas vinculadas con el aprendizaje, memoria y lenguaje.

El uso prolongado a través del tiempo, se ha asociado con mayor frecuencia de déficit atencional y problemas de aprendizaje.

Por otro lado, el uso de celular como entretención, promueve el sedentarismo, ya que es una actividad lúdica sin actividad física,  que está asociado a su vez con obesidad infantil, que es un gran problema de salud que presentan los niños en la actualidad.

Y a la hora de dormir ¿qué sucede?

El uso de celulares cercano a la hora de dormir genera trastornos de sueño produciendo insomnio de conciliación y una peor calidad de sueño.

Al día siguiente, esto se traduce en problemas de humor o menor rendimiento escolar.

Algunos estudios también vinculan el uso de celular a mayor prevalencia de algunos problemas de salud mental.

Aún no hay evidencia clara respecto del efecto de la radiofrecuencia emitida por los dispositivos móviles en la salud física, pero está claro que los tejidos inmaduros son más vulnerables a los efectos de la radiación.

¿Qué sucede con las familias?

Desde el punto de vista social, los estilos de comunicación se han modificado. Se deben acordar entonces algunas reglas mínimas de uso de celular.

Evitar usar celular en actividades comunitarias, como las comidas o mientras se comparte en familia. El exceso de uso de celular, genera retraimiento social, lo que inhibe la comunicación verbal, visual, gestual y afectiva entre las personas.

Esto puede afectar no solo al individuo sino a la interacción social de una comunidad.

¿Cómo convivir con esta realidad?

El rol de los padres es fundamental al educar a sus hijos en el buen uso de las tecnologías. La facilitación del acceso a las redes es un camino sin retorno.

¿Cuáles cree usted son las mejores reglas o fórmulas para el uso del celular en la casa?

Recomendaciones hay muchas, las que deben ser adecuadas a cada realidad o entorno en el cual se desarrollan los niños.

Hay un acuerdo general entre los expertos, que se debiera evitar el uso de celulares en menores de 2 años.

Ojalá, postergar el regalo de un aparato tecnológico a los niños – a lo menos-  hasta los 12 años.

El celular es uno de los aparatos tecnológicos más solicitado, cumple un rol de comunicación y entretención. Pero no es el único aparato al cual los menores acceden con pantallas.

Los estudios de televisión recomiendan no exponer a los niños antes de los 2 años.

Entre los 2 a 6 años (pasando a primero básico) se recomienda no exponer más de una hora al día de pantallas, donde hay un uso, habitualmente recreativo.

Este debiera ser siempre supervisado por un adulto, con contenidos ajustados a la edad y con algún grado de interacción con el adulto, para facilitar la comprensión de los contenidos.

El objetivo es darle un significado a su uso y que a la vez sea un medio de estimulación. El celular, los juegos de “tablet”, Xbox, PlayStation o la televisión, no debieran reemplazar la interacción con otros.

¿Y en niños más grandes?

Entre los 6 y 12 años se recomienda no más de dos horas al día. En adolescentes mayores de 12 años, se debe prestar atención con el uso de redes sociales e internet.

Vigilar los contenidos que siguen, compartir contraseñas de acceso con los menores y mantener una conversación frecuente sobre los sitios que acceden y las redes sociales de las cuales participan.

Nada reemplaza al diálogo en familia

¿Cuándo se deben colocar las reglas?

Desde la experiencia clínica pienso que si bien hay familias que tienen reglas respecto al uso de celular en niños y adolescentes, hay muchas familias que desconocen los riesgos asociados a su uso a edades muy tempranas.

Se les entrega el celular como regalo y no siempre hay una conversación respecto a su uso responsable, los riesgos de internet, tiempos recomendados de uso, etc.

La educación en el uso de imágenes, videos, páginas sociales debe partir muy temprano en la infancia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.