Técnicas para hacer de la TV algo positivo

Televisión

Que nuestros hijos ven televisión es un hecho y por más que los expertos digan que hay que minimizarla y ojalá evitarla por completo antes de los dos años, yo creo más bien que hay que usarla a nuestro favor e intentar que nos ayude a educar.

Revisa lo que tus hijos ven:

Puede sonar un poco obvio, pero ninguna recomendación suplantará tu propia visión sobre la serie o el dibujo animado. Si no puedes hacerlo a la hora en que ellos ven, Youtube es una fuente inagotable de videos. Es posible revisar ahí y saber qué están viendo nuestros niños. No nos confiemos en el título de “Programación Infantil”. Una vez que estés tranquila con lo que ven, puedes comprar DVDs de esa serie para asegurarte de que la tienes a mano cuando quieras que vean algo aprobado por ti.

Mira TV con ellos y enséñales una actitud activa:

Conocer en detalle los contenidos de los programas nos permite conversar y aprovechar el material que de ahí se desprende. Con los más chicos puedes iniciar una conversación preguntando ¿Qué personaje te gustaría ser? ¿Por qué? ¿Qué pasó al inicio? ¿Qué problema tuvieron que resolver? ¿Cómo terminó la historia? Invita a tu hijo a inventar su propia historia con los mismos personajes. Con los más grandes puedes ayudarlos a desarrollar su espíritu crítico con reflexiones como : ¿Por qué crees que ese personaje es malo? ¿Cómo crees que se puede resolver el problema de otra manera? ¿Qué situaciones de tu vida se parecen a lo que pasó en la serie?

Aprende a limitar el tiempo de pantalla:

Acuerda con tus hijos una manera de limitar la TV. Yo lo hago poniendo tiempo: no más de una hora al día. Es una regla que costó instalar, pero la hemos cumplido a pesar de los reclamos y pataletas, y con el tiempo se ha convertido en una realidad. Un buen aliado en esto ha sido el propio aparato de televisión: las funciones de contraseña, horario y control parental me han permitido limitar los canales que pueden ver y los horarios en los que puede funcionar. Puede ser buena idea que recuperes ese Manual de Usuario que nadie lee e investigues cómo sacarle partido a tu TV. Si ya no lo tienes, seguro que está en internet.

“No repitas lo que hacen los monitos”:

Es muy importante que los niños entiendan que los personajes de sus series son fantasía y que ellos no tienen los mismos “poderes”. Aunque a los protagonistas no les pase nada al saltar por una ventana, eso no es así en la vida real. Lo mismo ocurre con las maneras violentas de resolver conflictos. Si un personaje resuelve sus problemas golpeando a su enemigo, el niño debe aprender que no es la manera correcta de hacerlo con sus hermanos o amigos.

Evita los programas que les den susto:

Yo tengo la convicción de que proteger la mente de nuestros niños pasa por no exponerlos a situaciones de miedo o violencia. En esto soy muy estricta con la televisión y las películas. No sé si mis niños son muy sensibles, pero tienen pesadillas y reviven escenas de terror que han visto en casas de amigos, apenas apagamos la luz. Y como no tienen todas las herramientas para enfrentarlas, prefiero que las eviten hasta que sean más grandes. He ido de a poco dosificando su exposición a historias más complejas. Si tengo que elegir, prefiero “nivelar para abajo”, optar por una programación apta para la menor y que los mayores se adapten. Y he descubierto que los grandes disfrutan igual que la más chica con Peppa Pig o Jorge, el Curioso, porque son capaces de entender profundidades de la historia que no comprendían antes.

Nunca antes de dormir:

Múltiples estudios han demostrado que la exposición a la luz de la pantalla antes de dormir suprime la secreción de melatonina, la hormona que nos permite conciliar el sueño. Esto es especialmente peligroso en los niños, por lo que debemos evitar que vean TV al menos una hora antes de quedarse dormidos. Los niños que tienen TV en su dormitorio o que se quedan viendo hasta muy tarde, se demorarán más en conciliar el sueño y esto traerá consecuencias no sólo en su humor al día siguiente, sino también en su crecimiento y desarrollo en el largo plazo. Si quieres saber más, pincha aquí revisar este estudio de la Universidad de Harvard (en inglés). 

Comparte con nosotros ¿cuánta televisión ven tus niños?

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.