Una buena técnica para sacar el chupete

mama abraza a niño que usa chupete

Mi hijos han sido de chupete. Los tres. No lo agarraron al tiro, pero una vez que le tomaron el “gustito” no lo soltaron más. Y si bien durante un período es muy útil, eliminarlo puede ser un dolor de cabeza.

En sus primeros meses el “tete” siempre me sirve para calmar el hambre o ayudarlos a dormir echándole una gotita de las vitaminas que todas las guaguas deben tomar. Luego se convierte en un buen elemento para ayudar en la rutina del sueño, o para calmar un llanto nocturno. Y cuando pasan el año, es mi amuleto favorito para calmar una pataleta.

Yo sé que muchas mamás logran sacarlo “regalándolo” al Viejito Pascuero o cambiándolo por un premio. Incluso algunos niños maduramente lo botan a la basura después de hacerle un “funeral”.

Con los míos ni siquiera lo he intentado. El chupete siempre ha sido una extensión de su propio cuerpo y jamás han accedido a dejarlo por su propia voluntad.

¿Cuál es mi técnica?

Cuando Ema se acercaba a los 3 años y seguía chupeteando esos plásticos como una adicción, nos convencimos de que debía dejarlo. Justo ahí llegó a mis oídos la técnica de cortarle la punta: “Agarra todos los chupetes que tengas, córtales la punta en la noche y a la mañana siguiente le dices que algo o alguien se la comió. Verás como deja de gustarle inmediatamente”.

Mi hija era tan fanática que yo estaba segura de que con punta o sin ella, querría usarlo igual. Pero no perdía nada con probar, y de un minuto a otro me decidí. Mientras dormía una siesta, le corté la punta a todos los que encontré, incluso al que usaba en ese minuto.

Cuando despertó se acercó a mí, chupete en mano, diciéndome que algo había pasado. Y yo, madre inexperta, le dije que probablemente se lo había comido. La pobre me miró con tal pánico, que rápidamente cambié el discurso y le dije que seguramente alguno de sus monos lo había querido probar y le había sacado la punta. Lo miró un rato, lo volvió a probar y 30 segundos después lo tiró lejos con cara de desprecio. Buscó los otros y al encontrarlos todos iguales, me dijo que era verdad, uno de sus peluches se los había comido.

No los quiso nunca más. Los volvió a pedir un par de veces en medio de una pataleta o antes de dormirse, pero yo, impertérrita le entregaba los chupetes sin punta. Y ella los escupía sin piedad. Los descabezados siguieron disponibles durante un par de semanas, pero nunca más los quiso. Murieron totalmente abandonados.

Volvimos a probarla con Max

Con Max hicimos lo mismo, pero esta vez le dijimos que uno de sus dinosaurios era el culpable del delito. Agarró al pobre bicho plástico y lo retó duramente. Mismo resultado: no lo quiso nunca más.

Para comprobar si la técnica funcionaba con alguien más que con mis niños, lo probé con el hijo de unos amigos. Después de una siesta en nuestra casa, el chupete apareció sin punta (con la venia de sus dudosos padres) y le echamos la culpa al mismo dinosaurio de Max. El pobre juguete se fue de reto nuevamente. El pequeño no pidió chupete nunca más, pero no olvidó la afrenta. Y cuando un mes después sus papás lo llevaron a un museo donde había huesos de dinosaurios, se enfrentó cara a cara con uno y le gritó desde el fondo de su alma: “¡No saurio! ¡No coma tete!”

Veremos cómo nos va con Lía, pero no tengo duda de que aunque lo ama, lo terminará despreciando igual que los otros, cuando lo sienta incompleto.

Y a ti ¿qué te ha resultado? Cuéntanos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

8 comentarios en “Una buena técnica para sacar el chupete

  1. Me encanto la tecnica, mi bebé cumplirá 7 meses, y me asusta que no logre dejar su tete cuando corresponda, así que me encanto el truquito. Gracias por el dato

  2. Me encanto esta técnica jamas imagine hacer algo asi y lo mejor es no crea ningun trauma a nuestros pequeños me encanto lo comentare tambien con mis amigas

  3. Mi HIJO tiene 3 años y 2 meses y no se si lo lograre al decapitar el tete me parte el corazon, pero por otro lado pienso que le esta dañando sus dientecitos …
    Lo intentare … Sin duda.. Pero me parte el corazon … Ya que no lo suelta en todo el día.

  4. Mañana cortare los chupetes de emilia ? Me da pena pk crEo un lazo con un objeto… Su consuelo en momentos de sueño de regaloneo. Etc. Pero ya es hora de Sacarlo. Espero me vaya bien con la tecnica y no sufra tanto

  5. ME encantó LA FORMA didáctica E INOCENTE( DE sIERTA FORMA) EN QUE DE MANERA ENTRETENIDA PARA LOS PADRES ALEJAN EL CHUPETE DE LOS DIENTES DE SUS HIJOS . LOS FELICITO

  6. A mi Hijo se le quedó en la ciudad donde fuimos de visita, le informé cuando me lo pidió
    …………………y se conformó, para siempre (tenía muchos?).

  7. Es.una pena quitarle. el.tetito.pero ya a los tres años. esta bn… mi hijo uso hasta los.tres y x.un accidente.me.vi.en.la.obligacion de quitarselo.lloro.todo.un.dia.y toda.una noche. … pero.fue.x.su.bn…..

  8. Me parece muy interesante el articulo, voy a probar este fin de semana y vere como me va, por mi hija ya tiene mas de 3 años y tengo una lucha diaria para quitarle el chupete. 🙂