Volver al trabajo después del post natal: nunca es fácil

Volver al trabajo después del post natal: mujer trabaja frente a un computador con su hijo en brazos

Con mi primera hija el post natal aún era de 3 meses y volver a trabajar fue bastante duro. Si bien ahora hay seis meses para acostumbrarse a la idea de no estar con ellos, creo que todas las mamás vivimos con un poco de culpa ese momento. Tanto por no querer dejarlos, como por querer salir.

En esto no hay una reacción única. Obvio, cada mujer es distinta. Algunas adoran estar en su casa y el post natal se les haría poco aunque fuera de dos años. Otras están felices de salir después de los 6 meses. Ninguna es mejor que otra. Ninguna es menos mamá.

Mi primer post natal: no quería volver a trabajar

Mi primera vuelta al trabajo a los tres meses de Ema, fue terrorífica. Los procesos de lactancia y sueño aún estaban acomodándose.

Mi niña recién empezaba a hacer las gracias propias de las 12 semanas: sonreír y gorgorear. Afortunadamente para mí, un reflujo bendito -y real- me salvó de volver de inmediato.

Pude postergarlo un mes más y luego fue inevitable. Había que volver.

Aún recuerdo mi angustia pensando en cómo lo haría para rendir si apenas dormía 4 horas por noche y aún tenía leche. Pero las mujeres somos capaces de muchas cosas, y lo logré. Sacándome leche en el baño con el apoyo de mis compañeras de trabajo. Saliendo más temprano gracias al tiempo de lactancia. Rindiendo profesionalmente en todas las horas que estaba presente. Olvidándome del trabajo apenas ponía un pie en mi casa.

Mi segundo post natal: todo lo que quería era volver a trabajar

No todos los procesos son iguales. Ni siquiera para una misma mujer. Con mi segundo hijo, sólo quería volver a trabajar. La estructura familiar estaba más armada. La mayor ya iba al jardín y teníamos una niñera de confianza para quedarse con él.

La casa se me estaba haciendo pesada con dos niños y afortunadamente estaba en un trabajo medio tiempo. Trabajar algunas horas al día fue mi mejor terapia para evitar el agobio.

La culpa: nuestro gran enemigo

Las mujeres somos culposas.

Si la primera vez me sentía culpable por no estar con ella.

La segunda me pesaba mi felicidad al estar ausente y me frustraba mi incapacidad para decir que no a los pedidos de última hora.

No hay nada más tenso que reuniones puestas a las 5:30 pm, cuando el horario de salida es a las 6:00.

O miradas feas cuando suena el celular en medio de una reunión y uno se disculpa con un “es de mi casa, tengo que atender”.

También son violentas las bromas cuando uno se toma una licencia por enfermedad del hijo menor de un año. O las preguntas desubicadas de por qué uno no le da leche de tarro al niño y sigue acarreando un sacaleche.

Mujeres: debemos apoyarnos

Es verdad que algunas cosas han cambiado. Los seis meses de post natal hacen mucho más “natural” la separación.

La criatura ya está empezando a comer y la lactancia es menos intensa.

Pero le estamos pidiendo a una guagua de 6 meses que entienda que su mamá no estará siempre con ella y que debe crecer sana y buena, a pesar de eso.

Y le estamos pidiendo a una mujer que se concentre y rinda sin recordar que la mitad de su cabeza está puesta en su casa.

Mi principal reflexión en esto de la vuelta al trabajo es: las mujeres debemos apoyarnos.

Muchas veces las más crueles con el proceso somos las propias mujeres. Nosotras con nuestras culpas, y nuestras jefas o compañeras al no ayudarnos a poner límites. No deberíamos permitirlo.

Criar niños sanos no es sólo responsabilidad de los padres. Es de toda la sociedad. Y es perfectamente posible que una madre pueda trabajar y criar cuando se siente apoyada por su lugar de trabajo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

One thought on “Volver al trabajo después del post natal: nunca es fácil

  1. A mi se me está acercando la vuelta al trabajo y desde ya me estoy complicando.
    Es mi primer hijo y no hay nadie que me pueda ayudar a cuidarlo en casa y enviarlo a dala cuna tan pequeño me da terror.
    Espero encontrar pronto una solucion, pero sinceramente, yo feliz me quedaria en la casa con mi gordo por mucho tiempo